ABORTO: EL GRITO SILENCIOSO

5 mensajes
  • Aborto: El Grito Silencioso
    Interferiendo con el Plan Divino

    Existe un plan divino, un plan perfecto cuyo objetivo único es el rescate, la redención del espíritu de aquellos hijos cuya desobediencia les hizo crear formas desconocidas de vida que les hicieron extraviarse y descender cada vez más en errores y pecados.

    Dentro de ellos estamos nosotros, los seres humanos, espiritus encarnados. Y para que ese plan se ejecute, precisa de algo... Ver más elemental: Cuerpos donde encarnar.

    Este es quizás el aspecto más terrible del aborto: El negarle a espiritus hermanos la oportunidad de una vida que nosotros tenemos, por medio de la cual restituir, evolucionar y retornar al seno divino, de donde nunca debimos haber salido. ver menos

    Por Mirta - Julio 21 2009
  • Karla escribió - Junio 30 2010

    io tengo un poko de informacion zobre el tema pero ke alguien venga y no loz explique mejor:



    El grito silencioso es el título de un conocido vídeo del doctor Nathanson, médico abortista convertido al cristianismo, en donde se muestra un aborto. En sus imágenes se distingue, claramente, cómo el niño lucha contra el instrumento punzante, introducido en el útero de la madre, que trata de descuartizarlo. Se percibe cómo el feto abre la boca en un desesperado intento de... Ver más pedir auxilio. Este gesto desolador es el que da nombre a la cinta. El niño grita en el seno de su madre, pero es un grito silencioso. No es agradable ni está de moda hablar del aborto. En ciertos ambientes se considera un tema superado y aceptado por la sociedad. Pero no es así. El aborto es un problema que genera mucha inquietud —dice a Alfa y Omega don Carlos Álvarez, miembro de la ONG Nasciturus—. El aborto está implantado en la sociedad, pero no está aceptado socialmente. Las mujeres abortan en silencio. Las clínicas desaparecen después del aborto, y dejan a la mujer sola. Entre los jóvenes hay una gran ignorancia, no saben exactamente lo que es. La actual legislación española considera el aborto como un delito, pero lo despenaliza en tres supuestos: si el feto presenta malformaciones, si el embarazo es fruto de una violación y, por último, si existe riesgo para la salud física o psíquica de la madre. Ésta es la ley, pero, como en el tiempo de Herodes, se equivoca. Desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida que no es la del padre ni la de la madre, sino la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre, la genética moderna otorga una preciosa confirmación. Muestra que, desde el primer instante, se encuentra fijado el programa de lo que será ese ser viviente: una persona, un individuo con sus características bien determinadas. Con la fecundación se inicia la aventura de una vida humana, escribe Juan Pablo II en la encíclica Evangelium vitae. Aventura, tristemente quebrada, bajo el amparo de esta ley injusta. 53.847 niños y niñas fueron abortados en 1998, en España, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad y Consumo. Un 8,6 por ciento más que en 1997. La mayoría de ellos, el 97,37 por ciento, en clínicas privadas. Clínicas que hacen de la muerte, su triste negocio. Llamativas son las cifras que indican los motivos por los que se practicaron: el 97,32 por ciento para evitar peligro para la vida o la salud física o psíquica de la madre, el 2,27 por ciento por riesgo de malformaciones en el feto, y el 0,03 por ciento a causa de una violación. Es decir, al amparo del supuesto de salud de la madre, las clínicas privadas practican el aborto libre, mientras la Administración mira hacia otro lado.

    PEQUEÑOS CIUDADANOS SIN VOZ NI VOTO
    --------------------------------------------------------------------------------

    El actual Gobierno ha defraudado nuestras expectativas —asegura don Carlos Álvarez—; ha prometido ayudas a las familias, que no se han hecho efectivas. La filosofía del Gobierno popular, en esta materia, es acceder a lo que cree percibir como sentir general, antes que defender unas ideas propias: la vida y la dignidad de la persona. Nos ha sorprendido el nombramiento de doña Celia Villalobos como Ministra de Sanidad. Es un puesto clave. El PP tiene una actitud ambivalente. Sin querer legalizar el aborto plenamente, propone métodos más sutiles, como la RU-486 y la píldora del día siguiente, caminos que llevan al mismo destino. Los niños son pequeños ciudadanos sin voz ni voto. Por eso, resulta tan fácil abusar de sus derechos.

    Recientemente, era portada en los periódicos el anuncio de la posible comercialización de la llamada píldora del día siguiente, píldora que evita, en las 72 horas siguientes a una eventual concepción, la implantación del embrión en el útero de la madre, y causa la expulsión y la muerte del embrión concebido. La píldora del día siguiente es, por tanto, una auténtica técnica abortiva y no simplemente anticonceptiva, como se ha afirmado recientemente, indica la nota que la Subcomisión de Familia y Vida, de la Conferencia Episcopal Española, ha publicado recientemente. Según la ONG Vida Humana Internacional, la mal llamada "anticoncepción de emergencia" ya se está perfilando como el método de aborto más difundido en el mundo. Incluso, este tipo de aborto —también llamado químico o farmacológico— se está convirtiendo en el sustituto del aborto quirúrgico.

    Todos tienen derecho a la vida, dice el artículo 15 de la Constitución española, cuyos 25 años hemos celebrado hace unas semanas. Esta máxima que, hoy por hoy, tiene excepciones. Una vez más, el más fuerte, como Herodes, se impone al más débil. Es el misterio del dolor de los niños.

    INOCENCIA PERDIDA


    --------------------------------------------------------------------------------


    Los ojos de un niño que llora son escalofriantes. A pesar de que, como los adultos, pueden llorar por motivos muy distintos; cuando un niño sufre, sus ojos inquieren invariablemente por qué. Acaban de llegar al mundo hace muy poco tiempo y todo es desconcertante. Los santos inocentes de este siglo en el que vivimos son niños maltratados, sin hogar, niños soldado, niños trabajadores, explotados sexualmente, niños deficientes, niños enfermos…, son pequeños que encuentran el dolor de una forma temprana e inocente.

    Pero, ante todo, son siempre niños, con su inocencia, su corazón abierto de par en par y su deseo constante de recibir cariño y alguna que otra gracieta con la que sonreír y sentirse plenos. Su situación en el mundo es terrible: A Chandra, de 8 años, le encanta pasarse las horas muertas buscando la forma que tienen las nubes, pero trabaja 15 horas diarias encerrada en un telar en la India. Joseph, con sólo 13 años, es soldado en una guerra de la que sabe tan poco como de las asignaturas que se dan en el colegio al que nunca fue. Son sólo dos nombres, dos historias perdidas y, seguramente poco originales. Todos hemos oído a estas alturas las injusticias que comete con los pequeños y desvalidos el egoísmo de los hombres, su temor y su avaricia, su ceguera descarnada en multitud de situaciones.

    La televisión nos muestra, sin escatimar crudeza, la realidad de los santos inocentes hoy en el mundo. Las cámaras de los periodistas son los testigos, y las palabras nuestras aliadas solidarias cuando la relatan con horror. Pero tener la información es relativamente fácil. Luchar y poner la vida sobre el tapete del riesgo y de la entrega no lo es tanto. Aún así, no son pocos, aunque tampoco suficientes, las personas y los esfuerzos empleados en acabar con el motivo de tantas lágrimas, húmedas o secas y silenciosas, de niños inocentes.

    Sólo algunas cifras, para no abrumarnos: según la OIT, al menos 250.000 millones de niños trabajan en condiciones inhumanas en el mundo. En un país como Haití, más de 100.000 niños son utilizados desde que tienen 5 años, casi como esclavos, algo que resulta habitual en países como Sudán, Mauritania e incluso Brasil. Y es que 1.300 millones de personas están bajo el nivel de la pobreza absoluta, y el 33% subsiste con menos de un dólar diario, según fuentes de la ONU. La FAO cifra en unos 750 millones de personas el número de desnutridos, y, al sur del Sáhara, una de cada 3 personas está condenada a la penuria más absoluta. Son palabras de don José Antonio Rojas Moriana, Director de la ONG Solidaridad Internacional Trinitaria. Él mismo intenta buscar, partiendo de tanto número desconazonador, una causa para la existencia, después de tantos años, de nuevos santos inocentes: Podemos afirmar que la primera y más evidente causa de la explotación de los niños en el mundo es la gran pobreza en la que se encuentran los países en los que se da esta explotación. Todo el dinero es poco para sobrevivir en grandes regiones de Iberoamérica, Asia y África. Los niños no tienen más remedio que aportar su contribución al mantenimiento familiar, si es que la familia no los ha rechazado ya, o para malvivir por ellos mismos cuando han sido echados de casa por sus propios padres.

    Esta joven organización, —sólo lleva tres años promoviendo actividades y campañas—, es un ejemplo más de la voluntad de acoger, en su oración y esfuerzo, a los que, como explica su Director, sufren persecuciones, cautiverios y toda clase de vejaciones en su derecho de libertad religiosa y de conciencia.

    Solidaridad Trinitaria Internacional tiene un campo de acción amplio, que abarca Iberoamérica, especialmente Perú y Bolivia, y desde hace dos años Sudán, en África, donde llevan a cabo la importante tarea de la liberación de cientos de esclavos, entre ellos muchos niños, junto con la organización Christian Solidarity International, de Zurich. ver menos

  • Daniel Andres escribió - Agosto 17 2009

    ME GUSTARIA QUE ME MANDEN VIDEOS DE ESTOS TEMAS

  • Mirian Rosana escribió - Agosto 08 2009

    me gustaria que me manden informacion sobre estos temas muchas gracias

  • Mirta escribió - Julio 21 2009

    La Vida es Sagrada

    Nosotros, como espiritualistas trinitarios marianos quienes, previo a esta vida, estuvimos en la era mosaica y después en la mesiánica o cristiana, nos consta en este Tercer Tiempo que el plan divino funciona, y lo hace de manera universal.

    Desde el principio, como describe alegóricamente el Libro de Génesis, cuando la Divinidad crea al hombre, los crea varón y varona (macho y hembra según el texto original hebreo) y les entrega el primer mandato... Ver más hacia lo humano, y que no es otro que el de crecer y multiplicarse, hinchiendo la tierra.

    ¿Cuál es el sentido, el propósito de este mandato?

    Es realmente sencillo: En el plan para el retorno del espíritu de los extraviados al seno de Dios, éstos necesitan de vehículos como herramienta para poder alcanzar esa redención. Y ese vehículo es un cuerpo en una vida humana.

    De ahí que la vida humana es sagrada: Sin cuerpos donde reencarnar y llevar una vida humana ¿cómo podría el espíritu de los hijos que se alejaron del hogar paterno labrar su regreso? ¿Cómo podrían tener oportunidades para corregir errores, reparar daños y completar tareas postergadas? ver menos

Directorio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z