COMO ALCANZAR LA JUVENTUD PERDIDA? II

1 mensajes
  • B. Debe estar dispuesto a confrontar las actitudes y comportamientos autodestructivos inaceptables con límites y expectativas definibles.

    Las universidades de Harvard y Yale condujeron un estudio de 1000 delincuentes juveniles encarcelados en correccionales en el estado de Nueva York. Un 80% de los jóvenes en esas instituciones respondieron a la siguiente declaración de la misma manera: «Nunca me amaron lo suficiente como para decirme NO». Los muchachos necesitan y merecen límites claros y definibles que... Ver más expresen: «te amo tanto que si te sales de estos límites, voy a responder, con amor, pero voy a responder».

    Los adolescentes con problemas necesitan desesperadamente el amor y la intuición de personas que respondan a sus necesidades insatisfechas. La Biblia es muy clara al respecto: «El Señor al que ama, disciplina» (He. 12:6). La disciplina es vital en el proceso de crecimiento y debe ser administrada por adultos responsables, cariñosos y que se preocupan. Recuerde: «Reglas sin tener una relación traen rebelión, pero reglas con una relación promueven respeto y dignidad».

    C. Comprométase a tal grado que cada vez que el joven pruebe y viole sus límites usted lo corrija. Debe estar dispuesto a responder con firmeza, pero mezclada con misericordia y motivada por gracia.

    D. No confunda el enojo, la ira y los comportamientos violentos del joven con la falta de habilidad, de potencial o de capacidad para amar.

    E. No se deje dominar por demostraciones externas de comportamientos inapropiados. No sea consumido por el pecado del joven. Trate de concentrarse en el pecador. Recuerde: «Siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros» (Ro. 5:8). El amor de Dios se demostró de esta manera. Sabiendo que muchos lo rechazarían, aun así hizo lo que Él sabía que era correcto y honorable. Él se concentró en el pecador y no en el pecado. ¡Qué tremendo principio para ser parte de la ayuda a un muchacho con problemas!

    F. Recuerde que aquellos que aceptan ser consejeros y confidentes deben actuar como un ancla espiritual que ofrece estabilidad y que sirve de ejemplo, sin importar lo que vean o experimenten.

    G. Los jóvenes quieren hablar de ciertos temas claves. Debe estar bíblicamente preparado para tratar esos temas y poder orientar a la juventud. Algunos ejemplos pueden ser:

    · Relaciones sexuales y noviazgo.

    · Planes de carrera.

    · Abuso físico/sexual.

    · Divorcio, nuevo matrimonio.

    · Familias mixtas.

    · Ideas y fantasías suicidas.

    · Ámbito de la música rap, alternativa, rock, salsa, etc.

    · Medios de comunicación (TV, video, música, cine, etc.).

    · Educación.

    · Familia.

    · Pérdida, dolor, muerte.

    · Uso y abuso de drogas y alcohol.

    · Relaciones, roles y responsabilidades.

    · Enojo.

    Recuerde: nadie tiene toda la sabiduría de Dios. Sea un mediador, un moderador, un abogado. No puede tener todas las respuestas a todas las preguntas. Escuche, escuche y escuche. Asegúrele al adolescente: «Estamos en esto juntos y vamos a tratar estos temas juntos». Debe estar dispuesto y preparado para pedir ayuda a otros cuando se enfrente a preguntas y situaciones que ya no pueda manejar.

    H. Prepárese para incluir a la familia entera en su intento de relacionarse con un adolescente con problemas. El propósito no es ganar la confianza de ellos y quitarlos de su familia, sino reunirla. Comparta con los miembros de la familia estrategias, victorias y derrotas. Busque el involucramiento de la familia y trabaje con ella sin importar lo fragmentada que parezca por fuera.

    I. No comience algo que no vaya a terminar. Estos adolescentes han sufrido múltiples fracasos, rechazos y decepciones. No se permita ser otra fuente de dolor y tristeza para ellos.

    J. Debe estar dispuesto a que su vida se interrumpa en todos los niveles: profesional, espiritual, emocional y personal.

    K. Practique con su vida el evangelio que predica con su boca. La juventud perdida no ha observado la realidad de un Cristo resucitado reflejado en un estilo de vida. Muchas de las cosas que un adulto da por sentado le son totalmente extrañas a un adolescente con problemas.

    El mejor ejemplo es el amor de un padre. El rol y las responsabilidades de un padre amoroso resultan extrañas para ellos, porque en muchos casos el padre está ausente, o la madre no sabe quién es el padre.

    La imagen mental y emocional que tiene el muchacho de su Padre Celestial se establece inicialmente y se desarrolla según la relación que tenga con su padre terrenal. ¿Se da cuenta de lo difícil que es explicarle el amor de Dios por la humanidad a un muchacho que la única figura paterna que ha experimentado ha sido abusiva, adicta o directamente inexistente?

    La gracia es el inmerecido amor de nuestro Padre celestial dado a nosotros con liberalidad y es vital para entender la salvación. El joven con problemas pocas veces comprenderá esta verdad sin que alguien le demuestre esa gracia.

    En las vidas de la mayoría de los adolescentes ha habido ver menos

    Por Elizabeth - Abril 20 2009
Directorio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z