POR QUE SOMOS EL PUEBLO DE DIOS

5 mensajes
  • “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a Su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia”. (1º Pedro 2:9-10)

    El pueblo de Dios está conformado por todos los individuos que habiendo tenido algún encuentro con Jesucristo, han sido apartados del... Ver más sistema del mundo, han aceptado a Jesús como su salvador, se han reconocido pecadores, se han humillado y rendido enteramente al Señor.

    El pueblo de Dios es un pueblo que ha decidido por decisión propia salir de las tinieblas en donde estaba: unos oprimidos, otros cautivos (atados por el alcohol, las drogas, dependencias de todo tipo), otros presos (ciegos: del pánico, obsesiones, ansiedades, soberbia, orgullo, arrogancia, etc), otros quebrantados (heridos en el corazón y destrozados), otros enfermos y Dios lo llevó a Su luz admirable ver menos

    Por Rosendo - Febrero 26 2011
  • Angelica escribió - Mayo 10 2011

    DE GENESIS A MALAQUIAS :PARA PERTENECER AL PUEBLO DE DIOS,TENIAN QUE SER CIRCUNCIDADOS,EN LA GRACIA,CIRCUNCIDADOS EN :COLOSENSES,2:8 AL 13 Y 1º CORINTIOS :10 :11

  • René Amilcar escribió - Marzo 24 2011

    La fe de un niño

    Un domingo escuché a Miguel hablar acerca de su relación con sus dos padres, el que lo crío cuando era niño y su Padre en el cielo.
    Primero describió su confianza infantil hacia su padre terrenal como “sencilla y sin complicaciones”. Esperaba que su papá arreglara lo que se había roto y le diera consejos. Sin embargo, le aterraba la idea de no complacerle, porque a menudo olvidaba que el amor y el perdón siempre venían a continuación.
    Miguel... Ver más continuo: “Hace algunos años causé todo un enredo y herí a muchas personas. Debido a mi culpa, terminé una relación feliz y sencilla con mi padre celestial. Olvidé que podía pedirle que arreglara lo que yo había roto y buscar su consejo”.
    Pasaron los años. Finalmente, Miguel tuvo una necesidad desesperada de Dios, pero se preguntaba qué hacer. Su pastor simplemente dijo: “Dile a Dios que lo lamentas, ¡y hazlo en serio!”
    En vez de ello, Miguel hizo preguntas complicadas, como: “¿Cómo funciona esto?” y “¿Qué pasará si…?”
    Finalmente, su pastor oró:” Dios, por favor, ¡dale a Miguel la fe de un niño!” Más tarde, Miguel dio un testimonio gozoso: “¡El Señor lo hizo!”
    Miguel encontró la intimidad con su Padre celestial. La clave para él y para nosotros es practicar la fe sencilla y sin complicaciones de un niño. La fe brilla con mayor fulgor en un corazón de niño.
    Fuente: Nuestro Pan Diario
    Mateo 18:3 De cierto os digo, que si no volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.
    Oración: Amado Dios te doy las gracias por tu inmensa misericordia que has tenido con mi vida, hoy te piso perdón de toda maldad hechas en contra de tu santa voluntad, que no tuve cuidado de mi vida, de mis familia, de mis amigos y vecinos, Bendito Dios dame la fe de un niño para entender tus mandamientos, y ser fiel en la obediencia, Padre de los cielos tu que diste a tu hijo amado para que padeciera en la cruz por mis pecados, hoy te pido que arregles en mi vida todo lo perdido, el darle amor a mi madre, al prójimo, al necesitado, me es difícil compartir tu Palabra con los demás, te pido mi Dios que llenes mi vida de tu Santo Espíritu, de gracia para ser un instrumento de bendición para los demás, gracias te doy mi Dios en el nombre de Jesús, el poder de tu Santo Espíritu. Amen ver menos

  • Rosendo escribió - Marzo 20 2011

    12 »Si prestas atención a estas normas, y las cumples y las obedeces, entonces el Señor tu Dios cumplirá el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados, y te mostrará su amor fiel.13 Te amará, te multiplicará y bendecirá el fruto de tu vientre, y también el fruto de la tierra que juró a tus antepasados que les daría. Es decir, bendecirá el trigo, el vino y el aceite, y las crías de tus ganados y los corderos de tus rebaños.14 Bendito serás, más que cualquier otro pueblo; no habrá entre los tuyos hombre ni mujer estéril, ni habrá un solo animal de tus ganados que se quede sin... Ver más cría.15 El Señor te mantendrá libre de toda enfermedad y alejará de ti las horribles enfermedades que conociste en Egipto; en cambio, las reservará para tus enemigos.16 Destruye a todos los pueblos que el Señor tu Dios entregue en tus manos. No te apiades de ellos ni sirvas a sus dioses, para que no te sean una trampa mortal.
    17 »Tal vez te preguntes: "¿Cómo podré expulsar a estas naciones, si son más numerosas que yo?" 18 Pero no les temas; recuerda bien lo que el Señor tu Dios hizo contra el faraón y contra todo Egipto.19 Con tus propios ojos viste las grandes pruebas, señales y prodigios milagrosos que con gran despliegue de fuerza y de poder realizó el Señor tu Dios para sacarte de Egipto, y lo mismo hará contra todos los pueblos a quienes ahora temes.20 Además, el Señor tu Dios enviará contra ellos avispas, hasta que hayan perecido todos los sobrevivientes y aun los que intenten esconderse de ti.21 No te asustes ante ellos, pues el Señor tu Dios, el Dios grande y temible, está contigo.22 El Señor tu Dios expulsará a las naciones que te salgan al paso, pero lo hará poco a poco. No las eliminarás a todas de una sola vez, para que los animales salvajes no se multipliquen ni invadan tu territorio.23 El Señor tu Dios entregará a esas naciones en tus manos, y las llenará de gran confusión hasta destruirlas.24 Pondrá a sus reyes bajo tu poder, y de sus *nombres tú borrarás hasta el recuerdo. Ninguna de esas naciones podrá resistir tu presencia, porque tú las destruirás.25 Pero tú deberás quemar en el fuego las esculturas de sus dioses. No codicies la plata y el oro que las recubren, ni caigas en la trampa de quedarte con ellas, pues eso es algo que aborrece el Señor tu Dios.26 No metas en tu casa nada que sea abominable. Todo eso debe ser *destruido. Recházalo y detéstalo por completo, para que no seas destruido tú también. ver menos

  • Rosendo escribió - Febrero 26 2011

    El pueblo de Dios es un pueblo que aún viviendo en un mundo terrenal se rige por principios espirituales y se encuentra dentro de otro pueblo mayor aún que es el que funciona rigiéndose por el sistema del mundo.

    Veamos las siguientes citas bíblicas donde Dios llama a Abraham, quien es considerado el padre de la fe:

    “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu... Ver más nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”. (Génesis 12:1-3)

    A través de estas citas podemos ver que con el llamamiento de Abraham comienza a formarse el pueblo escogido de Dios, ya que Dios le promete que en él serán benditas todas las familias de la tierra. Abraham cree y obedece a su Creador; por tal motivo es nuestro padre de la fe.

    Veamos las siguientes citas:

    “Porque, ¿qué dice la Escritura?. Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia” (Romanos 4:3)

    “El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia”. (Romanos 4:18)

    Asimismo, el pueblo de Dios ha recibido revelación por parte de El para comenzar a ver el mundo espiritual, conocer a Su Creador, entrar en comunión con El, despojarse de sí mismo, seguir y servir a su Dios de todo corazón todos los días de su vida, en esperanza contra esperanza como nuestro padre Abraham, perseverando hasta el fin con el objeto de obtener salvación eterna. (Mateo 24:13)

    El pueblo de Dios ha decidido seguir a su Señor y salvador, Jesucristo, ya que tiene libre albedrío para hacerlo y nadie lo obliga a tal efecto.

    El pueblo de Dios ha decidido pagar el precio de la obediencia, ha decidido esforzarse y ser valiente en sus labores ministeriales ver menos

Directorio A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z